Enero 2022.
Escribo y borro, porque iba a empezar diciendo que este año solo quiero cosas sencillas, pero a medida que voy escribiendo me doy cuenta de que son más complicadas de lo que deberían.


Quiero las cosas que no deberían faltarnos. Quiero las cosas que nos complementan cada día y nos hacen levantarnos por la mañana.
No quiero que me toque la lotería. No quiero hacer un gran viaje (entendamos por «gran viaje» algo que requiera muchos recursos, aunque no tiene porqué). No quiero comprarme una casa. No quiero encontrar el trabajo de mi vida.

Quiero que los que están, se queden. Tener unos ingresos estables que me permitan seguir manteniéndome a mí y a mi perra. Pequeños grandes momentos, aquí, en casa, en otra ciudad, o donde sea, pero que signifiquen mucho. Hablar, charlar, escuchar música (y si puede ser, en directo). Dibujar, pintar, leer.

No me faltan ganas ni ambición, pero no quiero pedir más de lo esencial. Quiero muchas cosas, muchas, pero me las iré currando poco a poco. Y si no llegan este 2022, o incluso si pierdo algo de lo que tengo… Bueno, mejor vamos a dejar ahí la frase.
Día a día.

Post anterior: Recomendación – Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre, de Albert Espinosa
Post relacionado: No más excusas | 2017, puedes ir en paz ;)

Puedes encontrarme en mis redes sociales
Instagram: @paatt_93 | @_paatt_ilustracion
Facebook: Patricia Ariza Díaz
Twitter: @Paatt_
LinkedIn: Patricia Ariza Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *