Bruselas - II

 

Os traigo la segunda parte y final de mis vacaciones en Bruselas. Como ya os conté en el anterior post >> Bruselas en 4 días – Parte I, los dos primeros días fueron 100% de ver Bruselas. Ahora toca visitar alrededores.

 

Día 3 – Gante y Brujas

El tercer día, por fin pude ir de largo y con chaqueta, y respirar (¡que ya era hora después de tanto calor!). Tras desayunar en la estación, cogimos un tren hacia Gante. Después íbamos a ir a Brujas, y al día siguiente también pensábamos ir en tren a otro sitio; entre Bruselas-Gante, Gante-Brujas, Brujas-Bruselas, Bruselas Lovaina y Lovaina-Bruselas, en total son 10 viajes, así que cogimos un ticket de tren de 10 viajes. Este ticket me pareció muy curioso, ya que te venía con las 10 líneas vacías y tenías que rellenar tú a mano los viajes que ibas haciendo.

Estación Gante

 

Nada más salir de la estación, fuimos camino al centro cruzando el parque Citadel Park. Pero antes, lo primero que me llamó mucho la atención fue encontrarme una cantidad ingente de bicicletas aparcadas (y en esta foto se ven pocas para las que había):

Bicis Gante

 

Se puede ir al centro muy rápido en tranvía, aunque nosotros fuimos andando. Después del parque, el camino fue todo edificios y obras. La verdad es que había mucha cosa en obras… Pero llegas al centro, caminas un poco y te encuentras esto:

Gante

Gante

 

Vimos la Catedral de Gante, el castillo (Gravensteen), el Ayuntamiento, la Iglesia de San Nicolás y la plaza Korenmarkt.

Gante

Gante

Gante

Gante

Gante

 

Comimos allí y por la tarde nos fuimos a Brujas. Gante me pareció muy bonito, pero creo que Brujas me gustó más porque nada más salir de la estación no tienes que irte al centro en busca de algo, sino que todo el camino ya tiene su encanto. Esto es lo que te encuentras nada más salir de la estación:

Brujas

 

Había un montón de patos y de cisnes. Vimos la Plaza Mayor, Belfort, la plaza de Burg, el Ayuntamiento y La Iglesia de Nuestra Señora (Onze Lieve Vrouwekerk), la iglesia más famosa de Brujas con la torre más alta de Bélgica (122m).

Brujas

Brujas

Brujas

Brujas

Brujas

Brujas

Brujas

Brujas

 

La Plaza Mayor es muy bonita, con un montón de edificios iguales de colores, con una parte de restaurantes y cafés y otra con edificios importantes de hace siglos.

Esperamos hasta el último tren de vuelta a Bruselas y cenamos en uno de los restaurantes de la plaza.

 

Día 4 – Lovaina y Atomium

Cuarto y último día que pasamos en Bruselas. Por la mañana fuimos de nuevo a desayunar a la estación para coger el tren a Lovaina.

Lovaina es bonito también, pero sí que es verdad que no le vi tanto “encanto” después de haber visto Brujas y Gante, porque me pareció más urbano. También llevaba mucho cansancio acumulado de los días anteriores, así que esta excursión fue más “light”.

Vimos lugares como la Plaza Mayor, la Iglesia de San Pedro, el Ayuntamiento, la plaza Oude Markt o el Jardín Botánico.

Lovaina

Lovaina

Lovaina

Lovaina

Lovaina

Lovaina

 

El escarabajo me pareció muy curioso (en la 3ª foto), así que he buscado para saber qué era. Al parecer, en esa aguja de acero de 23 metros se encuentra ese enorme escarabajo verde ensartado como un “Totem”, que el artista belga Jan Fabre creó en 2005 para el 575º aniversario de la Universidad.

Comimos por allí y volvimos a Bruselas para ir a ver el Atomium, otro de los iconos más representativos de Bruselas. Tiene un mirador al que se puede subir, pero la entrada es muy cara, así que solo fuimos a verlo desde fuera y a hacernos alguna foto típica.

Atomium

Atomium

Atomium

 

De vuelta a la Grand Place para tomar algo y hacer tiempo, nos esperaba una laaaarga noche.

Grand Place

 

A la mañana siguiente cogíamos un avión de vuelta a Zaragoza muy temprano. Teniendo en cuenta que primero hay que coger un autobús que te lleva al aeropuerto y tiene un recorrido de unos 55 minutos, teníamos que irnos de madrugada, por lo que decidimos no coger esa cuarta noche de hotel.

La faena (por no decir otra cosa) viene cuando, 3 días antes de irnos de viaje, nos dicen que nos han cancelado el vuelo de vuelta… La alternativa que encontramos (y no con ayuda de Ryanair precisamente) fue volar a Gerona y de ahí volver con Blablacar a Zaragoza. El vuelo a Gerona salía unas dos horas más tarde que el que teníamos en un principio directo a Zaragoza, así que teníamos que pasarnos toda la noche por ahí.

Aprovechando que las temperaturas habían bajado bastante, fuimos al Delirium a pasar allí unas horas. Resulta que los jueves hacen Jam Sessions y coincidimos con algunos grupos que hacían versiones y estaban muy bien.

A las 4:30/5 de la mañana se acabó definitivamente nuestro viaje, fuimos a recoger las maletas y emprendimos camino hacia el aeropuerto.

No ha sido un viaje muy de relax precisamente, pero hemos visto cosas muy chulas, sitios muy bonitos y conocido un país al que no habíamos viajado nunca.

Por último, gracias a los que me hayáis acompañado en este “viaje virtual” con todo lo que os he ido contando y enseñando, seguro que me he dejado un montón de cosas, pero espero que os haya gustado. Podréis ir viendo más fotos en mi instagram, además tengo también en las historias destacadas todo el viaje a Bruselas con fotos y vídeos de casi todo lo que íbamos viendo, por si le queréis echar un vistazo 🙂

Instagram

 

 

 

 

Post anterior: Bruselas en 4 días - Parte I

Puedes encontrarme en mis redes sociales
Facebook: Patricia Ariza Díaz
Twitter: @Paatt_
Instagram: @paatt_
LinkedIn: Patricia Ariza Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *