Hoy es miércoles, mitad de semana, miércoles creativo, miércoles de proyectos y miércoles de recomendaciones.

Hoy voy a hablar de una serie que ha provocado mucha polémica estos últimos meses: “Por 13 razones” (13 reasons why).

A día de hoy, creo que no quedarán muchas personas que no sepan de qué va esta serie. Como algunos ya sabréis, está basada en el libro del mismo nombre. La historia de Hannah Baker y las 13 cintas que deja explicando las 13 razones por las que se suicidó.

Yo recomendaría la serie, pero siempre con mucha cautela. Hay que saber verla desde el punto de vista adecuado. Con esto quiero decir que no hay que verla desde un punto de vista en el que se incita a los adolescentes a cometer suicidio para resolver todos sus problemas. Es por esto por lo que “13 reasons why” ha provocado tanta polémica, ya que por Internet se decía “a ver quién es la primera Hannah Baker”, y demás comentarios totalmente inapropiados. La intención de esta serie es concienciar a la gente, y a los adolescentes sobre todo, del acoso escolar que sufren tantos chicos y chicas en su entorno.

Estas son 13 razones que he encontrado por las que ver la serie, con comentarios míos añadidos sobre lo que pienso:

   1. No es la historia típica. No tiene un final feliz. Hay más momentos oscuros. Es una historia dura y llena de realidad con la que mucha gente puede sentirse identificada. Las personas que sufren este tipo de problemas, tienen que ver esta serie como un aliciente a contar lo que les pasa y buscar ayuda.

   2. Bullying. Este tema ha llevado a muchas personas a tener el mismo destino que la protagonista de la serie. Acoso físico, psicológico, agresiones, falsas amistades, traiciones, tratar de encajar… Esto pasa en todos los colegios e institutos, en todas las edades, solo que la mayoría sufren en silencio y no se atreven a contarlo, o creen que no es para tanto y que no merece la pena. Eso es un error. Hay que compartirlo para ponerle solución. El caso de Hannah Baker no es un ejemplo de cómo resolver este problema, sino un ejemplo de cómo no resolverlo.

   3. Dramas familiares. La mayoría de los adolescentes no se comunican con sus padres, no les cuentan sus problemas o lo que les pasa por la cabeza por miedo a ser incomprendidos o ver invadida su intimidad. También se da una situación contraria, como que sean los padres los que no presten suficiente atención a sus hijos por estar más pendientes de otros problemas, y estos no encuentren a nadie en quién refugiarse. Es normal no tener una comunicación 100% con tus padres, sobre todo a esas edades, es la típica fase en la que tus padres son los más pesados del mundo para ti. Pero si tienes un problema tan grave, como es el acoso escolar, tienes que decírselo, aunque creas que no se dan cuenta porque son ellos los que no te prestan la atención necesaria. Te escucharán y te ayudarán.

   4. La adolescencia. Para aquellos que tienen hijos que están pasando por la etapa de la adolescencia, les puede ayudar a comprender de cierta manera todos sus cambios y comportamientos. Todos los hemos sufrido, en mayor o menor medida, pero es cierto que a veces nos cuesta verlo y comprenderlo.

   5. Construcción de personajes. Cada uno de los personajes de esta serie tiene su “rol” o personalidad marcada. Todos pretenden representar individualmente las diferentes formas en las que el acoso escolar se puede producir. Quizás alguno te haga sentir identificado y te ayude a comprender que igual eres tú una de esas personas. No pretendo deprimir ni desanimar a nadie, pero al igual que la serie puede servir a las víctimas de acoso escolar, también puede servir para concienciar a aquellos que lo están provocando, muchos de ellos sin darse cuenta. Cuando te metes con alguien, nunca sabes en qué punto está su vida personal, los problemas que tiene y de qué forma le puedes estar haciendo daño.

   6. Estilo retro. En una época en la que todo se centra en la tecnología y sus avances, pero Hannah decide contar su historia grabada en cassettes.

   7. Historias mezcladas. En cada cinta se cuenta una historia y en cada historia se habla de un personaje. Estas historias se acaban mezclando, creando así mucha intriga y que te enganche la historia.

   8. El drama de una violación. Por desgracia, sigue siendo un tema bastante común. Aquí se pueden ver todos los puntos de vista, tanto el de la persona afectada, como el de la persona que provoca la situación y el de aquellos del entorno que les rodea. Se da más de un caso, uno de ellos el típico en el que la víctima no quiere afrontar la situación por miedo a las consecuencias o por miedo a “exagerar”. Esto pasa muy a menudo. No exageras. Ante estas situaciones no hay que dudar. Confía en tu palabra y en que alguien te escuchará y te ayudará.

   9. Guión atrapante. Los diálogos son muy intensos y se trata cada tema en profundidad, no es una simple historia adolescente. Homosexualidad, la importancia que le damos a las apariencias, al qué dirán, la crisis, lo políticamente correcto y sobre todo la importancia de tener amigos, o de dejar de tenerlos. Alguno de estos “dramas” los sufrimos todos, y además a esa edad todo nos parece negro y que no tiene solución. Pero cuando se te juntan todos esos problemas, puede llegar a ser algo grave. No es solo relevante el problema que tengas, sino también el cómo te afecta y la forma que encuentres de afrontarlo.

   10. Acción-reacción. Todos acaban dándose cuenta de que el daño que causaron, ya sea físico o psicológico, y de manera consciente o no, tuvo graves consecuencias. No dejemos que estas situaciones acaben así. Podemos ponerle remedio.

11. Efecto en la sociedad. En algunos países ha tenido gran repercusión en cuanto a la prevención del suicidio. Es una serie que tiene un mensaje muy potente sobre el que reflexionar, y con esa intención se hizo. Hay que saber verlo.

   12. Hannah. Hablando mal y pronto, lo primero en lo que pensamos muchos (yo la primera) es que Hannah es una exagerada. Un día pasas a su lado sin decirle hola y al siguiente te encuentras una cinta “cuando te sientes invisible porque nadie te saluda. Patricia, bienvenida a tu cinta”. Bueno, ahora fuera de bromas. Si aceptamos a este personaje como alguien exagerado o “sobreactuado”, estamos aceptando como “normal” cosas tales como agresiones verbales, menosprecios, abusos físicos… y un largo etcétera. Cada persona es como es, y no todos actuamos ni reaccionamos de la misma manera ante las mismas situaciones. Igual a ti te parece una tontería que un chico de tu clase te insulte todos los días porque decides tomártelo a broma, no darle importancia y pasar del tema. Pero a lo mejor a otra persona le estás tocando en algún punto suyo más débil y vas minando su autoestima poco a poco, día a día. Esto es por poner un ejemplo, pero como ese, con todo. Nunca sabes si puedes hacer daño a alguien. Tampoco se trata de llevar a todo el mundo con pinzas y entre algodones, porque hay gente más susceptible que otra, y yo soy la primera en reconocer que soy bastante susceptible. Pero, simplemente, hay que ser más cuidadoso y precavido con las cosas que hacemos y decimos que puedan afectar a los demás. Este es un tema complejo en los ámbitos en los que se da el acoso escolar, ya que son edades que no comprenden bien esto porque aún están madurando, pero sus padres, responsables, su entorno, etc., también les ayudarán a comprender eso.

   13. Clay. Este es el punto que creo que me fastidia más. Clay siempre estuvo pendiente de Hannah, así que lo de las cintas le golpea más fuerte. Intenta hacer justicia y realmente solución, lo que es solución, ya no había… Quiero decir, que no se puede volver atrás. Aquí sí que veo más culpable a Hannah, porque él podría haber sido uno de sus principales apoyos, en vez de sufrir en silencio.

Todos lo que hayáis visto esta serie, no sé si estaréis de acuerdo conmigo en todo esto. Como bien he dicho, hay muchos puntos de vista desde los que enfocarla.

 

Pero además de estas 13 razones, os voy a plantear 13 preguntas, a aquellos que habéis visto la serie, porque seguro que nos las planteamos todos tras haber visto el último capítulo:

  1. ¿Qué le ocurre a Alex?
  2. ¿Tyler tiene una lista negra?
  3. ¿Qué decisión toma finalmente Jessica?
  4. ¿Qué pasa con Seri y con lo que hizo?
  5. ¿Y con Bryce?
  6. ¿A dónde va Justin?
  7. ¿Qué hará el señor Porter?
  8. ¿Ganarán el juicio los padres de Hannah?
  9. ¿Podrán escuchar todas las cintas?
  10. ¿Por qué eran Tony y Hannah tan buenos amigos?
  11. ¿Qué ocurre entre Clay y Skye?
  12. ¿Qué pasa con Clay?
  13. ¿Habrá segunda temporada?

Respecto a esta última, sí, habrá segunda temporada, de lo cual me alegro porque dejaron muchísimas historias abiertas sin resolver, en relación con los problemas que habían ocurrido.

 

Quien haya leído esto, espero que le sirva de reflexión y para concienciarse. Recomiendo ver la serie, pero de nuevo insisto, desde un punto de vista realista y positivo; que no sea una serie culpable de más casos así, sino una forma de concienciar a ambas partes para que se reduzca el número de casos en bullying.

 

 

Puedes encontrarme en mis redes sociales
Facebook: Patricia Ariza Díaz
Twitter: @Paatt_
Instagram: @paatt_
LinkedIn: Patricia Ariza Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *