Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre

¡Hola! Hoy os traigo una nueva lectura, después de tanto tiempo. Hace unos meses, Albert Espinosa sacó su nuevo libro «Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre». Ya publiqué la reseña en mi cuenta de instagram Books by Ari, podéis verla aquí. Pero sabéis que de vez en cuando me gusta comentar mis lecturas también en el blog.

Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre

«Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre», es un libro de relatos llenos de lecciones de vida, moralejas, superación, aprendizaje…

Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre

He de decir que al principio me resultó un poco flojo, pero fue subiendo la intensidad según iba leyendo. Algunos relatos me impactaron bastante. Hay relatos con grandes moralejas y un poco «extremistas», por así decirlo, pero me gustaron porque se salen del estilo habitual del autor.

Los relatos que más me impactaron fueron «Puñales pequeños para grandes males», «Ciegos emocionales» y «El olor del deseo». También me llamó la atención el de «Reloj de arena y cenizas». Esto ya lo nombré en instagram, y no quise comentar nada para no hacer spoilers y por el límite de caracteres, pero os dije que por aquí sí que lo comentaría más a fondo.

A partir de aquí hay algún spoiler, por si lleváis intención de leer el libro y aún no lo habéis hecho.

El olor del deseo

Este es el relato en el que el niño se toma literalmente la justicia por su mano a través del chantaje y de hombres que han tratado de aprovecharse de él, para que vayan «eliminándose» los unos a los otros. Cuando te hace creer que sufre abusos por parte de su padre y acabas dándote cuenta de la realidad. No solo la historia en sí, sino lo frío y calculador que es el niño en cada uno de sus actos, es lo impactante.

«El miedo nos hacía exterminarnos entre nosotros y un simple niño nos estaba venciendo. Qué justo es a veces el mundo».

El olor del deseo - Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre

Puñales pequeños para grandes males

Este me impactó especialmente. La moraleja me parece muy buena, a la par que muy muuy extremista. De estas historias que cuando terminas no sabes muy bien cómo reaccionar. El niño al que su padre le había inculcado desde pequeño la tradición taurina; cómo estos acaban muriendo como acto de piedad; cómo su padre sufre un ataque al corazón delante suyo, indefenso, sin recursos; y cómo él acaba actuando de la única forma que sabe, la que su padre le había enseñado desde muy pequeño cuando viese tal sufrimiento… Muy duro.

«Es por eso que hice lo que él me había enseñado que debía hacerse. Lo que me había mostrado durante años cada domingo. Tenía que llevar a cabo un acto de amor».

Puñales pequeños para grandes males - Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre

Ciegos emocionales

También impactante y duro, pero de otra forma, un poco más siniestra a mi parecer. Formar una familia a partir de un accidente desde la violación y la soledad. Un hombre que, a su parecer, salva la vida de una mujer a la que mantiene con vida en coma y acaba formando una familia con ella. Hasta que esta despierta y el karma se lo paga con la misma moneda, y él desea que alguien lo encuentre y haga lo mismo con él. Muy creepy.

«Y también soñé que quizá yo tendría suerte, que es estar en el momento adecuado en el lugar preciso, y seguramente alguien me recogería y me daría una nueva vida».

Ciegos emocionales - Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre

He querido destacar estos 3 porque fueron los que más me impactaron.

Como veis, la edición viene ilustrada por Vero Navarro, quien ya ilustró «Finales que merecen una historia».

Si no habéis leído el libro y aún así no habéis querido saltaros la «zona spoilers», ¿qué os ha parecido? No sé si se habrá entendido muy bien, fuera de contexto.

Para los lectores de Albert, ¿habéis leído ya «Si nos enseñaran a perder ganaríamos siempre»? ¿Cuáles fueron los relatos que más os gustaron o que destacaríais vosotros?

Aprovecho también para felicitaros el fin de año a todos los que os hayáis animado a leerme. Ha sido un año muy duro para todos. Aunque este 2021 empieza parecido, os mando mis mejores deseos.

Dicho esto, espero que os animéis también a contarme vuestras impresiones sobre el libro, ¡o lo que queráis! Os leo 🙂

Post anterior: Mi experiencia con Stephen King – I
Post relacionado: Recomendación – Si tu me dices ven lo dejo todo, pero dime ven, de Albert Espinosa

Puedes encontrarme en mis redes sociales
Instagram: @paatt_93 | @_paatt_ilustracion
Facebook: Patricia Ariza Díaz
Twitter: @Paatt_
LinkedIn: Patricia Ariza Díaz

4 Comments

  • Lo primero de todo, el título me parece una pasada, una frase de superación fantástica, espero que su contenido le haga justicia aunque empiece un poco flojete.

    He tenido dudas de cuál de los 2 primeros me ha gustado más, tantas que aún no me he decidido XD… te comento:

    Con «El olor del deseo» me ha parecido muy interesante imaginarme el hecho de que un inocente niño haya podido maquinar semejante jaleo jaja. Me ha gustado el toque de rebeldía del niño supuestamente indefenso e inocente que pasa a la acción (pero se le fue de las manos un poco ¿no? jaja). Sin lugar a dudas, lo que más me ha gustado es lo que me da a entender con la frase del final: No importa el tamaño del problema, si tienes miedo y te dejas llevar por él o no sabes gestionarlo, has perdido…

    «Puñales pequeños para grandes males» me ha gustado por el final tan inesperadamente cruel. Pero lo que más me ha gustado es que comunica claramente la importancia de la educación de los padres en los hijos y cómo puede llegar a influenciar en un futuro en su conducta (Obviamente lo lleva a un extremo jeje).

    «Ciegos emocionales», me encanta el título, pero me parece una fumada, demasiado rebuscado pero bueno, para mi gusto es el que menos me ha gustado pero está bien. Me gusta la idea de que el destino pone a cada uno en su sitio, crucemos los dedos.

    Me apunto el libro para un futuro, ahora mismo (más bien en un futuro cercano) me gustaría leerme algo más royo gente que esté como una cabra, un thriller psicológico, del estilo «El olor del deseo». No he mirado si tienes alguna recomendación en tu blog, mañana le echo un ojo si no me adelantas alguno que te haya gustado antes (que la peña esté muy muy pirada please jajaja).

    Me ha ha encantado leerte.
    2 besitos Patri…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *