Nueva Etapa II

 

“Continuará…”, así terminaba un post que escribí este año para contar las nuevas oportunidades que me habían surgido, la nueva etapa que se me presentaba y lo contenta que estaba.

Algunos, sobre todo las personas más cercanas a mí, ya sabéis cómo terminó esta historia. Y es que algo en lo que yo puse tanta ilusión y tantas esperanzas, duró tan solo 6 meses, cuando parecía que iba a ser más. Pero no me voy a enrollar ahora con eso, la verdad.

El caso es que me toca empezar de nuevo. Justó después de mi cumpleaños (que fue el 28 de septiembre), se me vino encima un mes bastante duro, el cual estuve muy triste y de bajón. Hace una semana, me surgió una nueva oportunidad. Encontré un nuevo trabajo y me esperaba una semana dura, ya que tenía que aprender y practicar muchas cosas en 5 días. Estaba preparada, porque tenía muchas ganas, entonces me daba igual el esfuerzo, quería hacerlo, lo necesitaba; pero qué semana.

Ha sido una semana de aprendizaje, absorción de conceptos y técnicas, práctica y formación en tiempo récord, pero también un poco accidentada. El primer día, sin haber empezado apenas, me regaló a la noche una maravillosa contractura en la mandíbula. Sí. El estrés me ha jugado una mala pasada, pero nunca me había afectado de esta manera, ni pensaba que podría pasarme (es algo que conoces, pero que nunca piensas que te vaya a pasar). No sé cómo os sonará a los que no os haya pasado nunca, pero… ¡Qué dolor!

Esta era yo el miércoles por la noche, unas 48 horas, aprox., desde que me apareció la contractura (gracias yisus y snapchat por los filtros, enferma y mona at the same time).

Por si esto era poco, al día siguiente, jueves, hostia con el coche, genial. Mi polete y yo estamos bien, espero que siga así y solo se quede en un susto.​ Ahora mismo tengo el cuello un poco contracturado y algunas molestias, pero esperemos que no vaya a más. El polete está bien (para lo que podría haber sido), es tan duro como yo.

Ella, bella, dormida, atontada, con filtros, con bolsa caliente en el cuello, pero fuerte.

 

Y hoy, por fin es viernes. Toca descansar y desconectar, pero primero, me apetecía compartir un poquito de mi semana por aquí. El lunes será parecido al resto de esta semana, imagino, pero el martes ya me toca tirarme a la piscina yo sola. Veremos qué tal.

 

 

Post anterior: Noviembre nostálgico de pelis, series y libros + novedades musicales
Post relacionado: ¿Me voy de Zaragoza? Nueva etapa

Puedes encontrarme en mis redes sociales
Facebook: Patricia Ariza Díaz
Twitter: @Paatt_
Instagram: @paatt_
LinkedIn: Patricia Ariza Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *