Se termina el año y yo he querido hacer varios cambios. Esto no es el típico discurso de Facebook de “se acaba el año y toca hacer balance”; los odio. Bueno, igual odiar no, pero esas cosas tan típicas que escribe todo el mundo no van mucho conmigo. Esto simplemente son emociones escritas sobre la marcha.

Este ha sido un año en el que he perdido mucha gente, he conocido a otra nueva, he aprendido a valorar ciertas cosas y también a ignorar otras.

Por ejemplo, me he hartado de hacer cosas “por compromiso”. Incluso pequeñas tonterías como ir a un sitio o con gente que no te apetece, pero que lo haces para que no te digan nada o que “no te den la chapa”. Pues eso se acabó.

Punto número uno a valorar: la sinceridad.

Si algo no me apetece, lo diré y punto. Ojo, que eso no significa que por ser sinceros tengamos derecho a ser maleducados 😉 eso es algo distinto.

Y otro ejemplo, he quitado mi fecha de cumpleaños de Facebook. Es una chorrada realmente, pero me he cansado de la gente que no sabe nada de tu vida, ni pretende saberlo, y de repente te felicita como si fuese amigo/a tuyo de toda la vida porque Facebook se lo ha chivado… En fin, que sé que hay gente que no tiene muy buena memoria para estas cosas, no he dicho esto generalizando, pero quien me interesa ya lo sabe así que no importa 😊 De igual manera que digo esto, tampoco felicito yo a gente solo porque me lo recuerde Facebook. Tengo la suerte de tener buena memoria para esas cosas, pero aún así me apunto siempre en el calendario las fechas que me importan. Así que por mucho que Facebook me recuerde el cumpleaños de alguien, si no me apetece felicitarle o creo que no debo hacerlo, no lo hago.

También me he cansado de la gente que no sabe valorar el tiempo para uno mismo. Es decir, cuando alguien te dice de quedar y tú tienes tiempo, pero juste ese tiempo que tienes te apetece más emplearlo para ti, entonces le dices a esa persona que no puedes quedar y se enfada. Esa gente fuera.

Punto número dos a valorar: tu tiempo.

Si tienes gente con la que quedar, pero te apetece emplear el tiempo que tienes en leer, ver alguna serie, película, o simplemente tirarte en el sofá, no te sientas culpable por ello. Este año ha sido el año que más estresada he estado en toda mi vida por muchos motivos que se juntaron de forma muy inoportuna. Por ejemplo, a mi que me encanta leer y escribir, no pude hacer a penas ninguna de las dos cosas en un año porque no tenía tiempo ni energía. Y antes de todo eso, me dejaba llevar por esa gente que no me dejaba disfrutar de mi propio tiempo. Gracias a todo eso he aprendido a valorar más mi tiempo e intentar sacar siempre algún hueco para leer, escribir o ver alguna serie. También he empezado a dedicar más tiempo a la música. He pasado de no tener descargado spotify y estar escuchando siempre la misma música de mi móvil un día tras otro, a tener ahora una cuenta premium y usarlo a diario. He descubierto grupos geniales y he recordado lo que es disfrutar de la buena música. Desconectar un poco es fundamental para ser productivo y no tener tanto estrés, ¿no creéis?

Y finalmente, con tantas experiencias vividas este año, positivas y negativas, he aprendido a valorar la amistad de una forma diferente a como lo hacía antes. Da mucha pena perder a gente querida, pero… si no se molestan en demostrar que merecen un lugar en tu vida, cuando tú crees que sí que se lo demuestras, entonces igual no merecen que luches por ellos…

Punto número tres a valorar: la amistad.

Me apetecía expresar todo esto de forma escrita.

¡Feliz Navidad a todos y feliz 2018!

2017…cuánto me has enseñado, ¡pero puedes irte ya!

 

 

Puedes encontrarme en mis redes sociales
Facebook: Patricia Ariza Díaz
Twitter: @Paatt_
Instagram: @paatt_
LinkedIn: Patricia Ariza Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *